En busca de la naturaleza

Actividades al aire libre, excursionismo, escapadas de fin de semana a los ambientes naturales, así como poder residir en viviendas unifamiliares rodeadas de un pequeño terreno de forma permanente o, al menos, esporádica en hoteles de montaña parecen medios útiles y deseables, a través de los cuales el ser humano puede conciliarse con un entorno olvidado en el que se siente, quizá, más libre e integrado. Pero la necesidad puede enmascarar esos caminos de búsqueda, haciéndoles parecer fines en sí mismos y tornando el día “de campo” en una pequeña “odisea” y el chalet en una especie de prisión impuesta por un determinado “status” social.

Es indudable que la “vuelta a la naturaleza” requiere un conocimiento profundo del terreno, del clima y del medio ambiente propio de cada zona geográfica, decantado por la propia experiencia, fruto de la práctica y la observación. Teórica y práctica se complementan para los amantes de la vida silvestre y los ambientes rurales, pues el conocimiento empírico, que parece casi insustituible a nivel pragmático para un territorio más o menos dilatado, es algo que se adquiere con el contacto ininterrumpido, a través de múltiples años de experiencia.

Túnel en la Vía Verde de la Sierra de Cádiz

Túnel en la Vía Verde de la Sierra de Cádiz

Admiración, respeto y conocimiento por los ecosistemas que conforman las zonas menos contaminadas de nuestro planeta pueden ser los cimientos de una integración satisfactoria a este tipo de vida en libertad, lejos de las aglomeraciones urbanas, de las preocupaciones cotidianas de una sociedad tal vez tecnificada y desarrollada que, sin embargo, necesita desesperadamente reencontrarse con lo mejor de sus orígenes.

No es necesario adentrarnos en regiones agrestes e inexploradas ni coronar cumbres montañosas mediante arriesgadas cordadas para sentir ese hormiguillo interior de la aventura. Casi nunca, afortunadamente, hemos de encontrarnos en situaciones límite frente a las fuerzas naturales. Simplemente el ambiente que nos rodea puede ofrecernos sus íntimos secretos. sus frutos mas perfectos, sus obras más preciadas, una amplia gama de sensaciones, olores, sabores, panoramas y objetos que podremos disfrutar sabiamente sin esquilmar la Naturaleza, sin contaminar ni provocar pequeños o no tan insignificantes impactos ambientales.

Las técnicas de supervivencia en medios hostiles o desconocidos, practicadas como deporte o aprendizaje en algunos cuerpos especiales de los ejércitos de muchos países y cada día más en boga entre ciertos ambientes juveniles, utilizan los conocimientos mas diversos como medios útiles para “salir con bien” de las más diferentes situaciones, usando los elementos, generalmente naturales, al alcance del individuo, que se plantea la experiencia como un reto en el que esta en juego la propia integridad personal. Sin embargo, no es preciso realizar ejercicios extenuantes, proveerse de pequeños arsenales personales. ni considerar el medio natural como un ambiente hostil para disfrutar plenamente y sin destruir ni degradar los ecosistemas que frecuentemos.

Observación, fotografía, coleccionismo, recolección de plantas, plumas de aves, insectos, conchas y caracolas, cortezas de árboles, frutos, minerales y rocas de formas y colores diversos. Descubrimientos de nidos o guaridas de animales silvestres. Utilización de cortezas de árbol, ramas y piedras como objetos artísticos y decorativos, preparación casera de alimentos y golosinas recogidas en plena naturaleza, mermeladas de bayas y frutos silvestres, ensaladas naturales, confección y mantenimiento de vivarios, identificación de especies vegetales y animales, excursionismo y deportes diversos son algunas de las múltiples opciones que podemos abordar, a nuestro gusto, con plena satisfacción, siempre que conozcamos mínimamente aquello que ha de constituir, seguramente, una afición apasionante.

Melo Capitello

Melo Capitello

¿Qué necesitamos saber para sacar el máximo partido a nuestras salidas al campo? ¿De qué forma orientarnos hacia un estilo de vida que nos resulta sugestivo, pero extraño? Cada uno ha de resolver por sí mismo estas cuestiones primarias, pero, indudablemente, la mayor información que se pueda reunir suele facilitar extraordinariamente la decisión, estimulando la curiosidad personal sin necesidad de sufrir frustraciones frecuentes por la imprevisión o la precipitación en volver a una “vida ecológica” que, muchas veces, se nos puede presentar de formada por técnicas publicitarias poco científicas o difícilmente viables, e incluso enmascarando ideologías políticas de muy diverso sesgo.

Imagen: Túnel en la Vía Verde de la Sierra de Cádiz por El Pantera en Wikimedia Commons
Melo Capitello por Nerijp en Wikimedia Commons

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: